Este dispositivo de seguridad tiene como objetivo que las personas que viajan en unidades del servicio público se sientan con mayor tranquilidad durante sus trayectos.

 

Se realizan revisiones a unidades del transporte público de forma aleatoria en diversos puntos de la ciudad, las cuales consisten en una revisión de documentos del camión y del chófer; ocasionalmente se les realizan pruebas de alcoholimetría.

 

Los oficiales interactúan con los pasajeros a fin de conocer su opinión respecto del conductor o de las incidencias en sus trayectos.